Colores neutros para vestir el hogar

Usar colores neutros para el hogar aporta elegancia, sofisticación y sencillez, y a la vez estilo. También ayudan a crear un ambiente sereno, tranquilo y confortable. Para determinadas estancias, es una opción muy adecuada. Estos colores neutros son el blanco, el negro y los tonos naturales suaves (verdes o marrones), y también el gris o el beige. Decorar o pintar el hogar con colores neutros, con el fin de generar espacios de estilo moderno se ha puesto muy de moda en los últimos años.

Interior-012

El blanco da luminosidad al entorno, el negro ayuda a fijar la atención, y la concentración, y los tonos silvestres aportan calidez. Con esta mezcla se consiguen interesantes combinaciones muy apropiadas para cualquier zona, pero especialmente en las zonas de estudio o trabajo, en las zonas de relajación y también en recibidores y pasillos.

Una de las ventajas principales de utilizar colores neutros en la decoración es que combinan entre sí siempre y, si en algún momento se quiere destacar algún elemento, éste siempre encajará en el conjunto.

Además, los colores neutros nunca pasan de moda y es fácil introducir cualquier cambio simplemente usando como fondo o base estos colores neutros. Es más, si te apetece variar y darle alegría a la casa, bastará con introducir una serie de elementos en una gama de color para darle chispa al ambiente, como textiles (cortinas, cojines, plaids, etc.), accesorios (lámparas, revisteros, etc.) o piezas decorativas (cuadros, cajas decorativas, etc.). Estos elementos se sustituyen con facilidad y puedes cambiarlos en cualquier momento para renovar la decoración.

Interior-023

El negro es un color neutro que ayuda al resto de colores a definir y que, de forma independiente, es elegante y da personalidad. Las lámparas y focos de color negro son elegantes y modernas, y resultan muy apropiadas para escritorios y zonas de trabajo. El mobiliario negro es también un color comedido, aunque utilizándolo, se corre el riesgo de quitar luz a la estancia. No obstante, se pueden utilizar sillas no demasiado grandes, en mesas o muebles auxiliares y en los perfiles. Un modesto toque de sobriedad bastará para lucir una estancia de lo más elegante.

Por último, el papel pintado también entiende de tonos neutros, pues éstos pueden llegar a ser tan o más expresivos que los combinados, los lisos intensos, las cenefas o los estampados extravagantes. Empapelar la pared con papel pintado en tonos neutros alegrará y dinamizará la estancia sin sobrecargarla, un obetivo clave si buscamos ese toque sofisticado, y sin entrar en conflicto con el resto de la decoración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>